sábado, 21 de marzo de 2015

Manifiesto contra el trabajo

“¡El que no trabaje, no come! Esta cínica fórmula todavía es
válida, y hoy en día incluso más, porque se vuelve
irremisiblemente obsoleta. Es absurdo: la sociedad nunca ha
sido tan sociedad del trabajo como en un momento en que el
trabajo se está haciendo innecesario. Es precisamente en el
momento de su muerte cuando el trabajo se revela como un
poder totalitario que no admite otro dios a su lado. Determina el
pensar y el actuar hasta en los poros de la cotidianidad y la
psique. No se ahorran esfuerzos para prolongar artificialmente
la vida del ídolo trabajo. El grito paranoico de «empleo»
justifica que se fuerce incluso la destrucción, hace tiempo
conocida, de los fundamentos de la naturaleza. Cuando se abre
la perspectiva de un par de miserables «puestos de trabajo», se
permite dejar de lado acríticamente los últimos obstáculos a la
comercialización total de todas las relaciones sociales. Y se ha
convertido en un acto de fe comúnmente exigido la idea de que
es mejor tener «cualquier» trabajo que ninguno.”
Descargar

No hay comentarios:

Publicar un comentario